Toda aquella información que puede ser digitalizada, puede ser vulnerada

Sin embargo no todo está perdido. Aquí unos cuantos consejos para disminuir tu exposición.

1. Crear una contraseña robusta y cambiarla con frecuencia.

Una contraseña robusta es la que está diseñada para que sea difícil de descubrir para una persona o un programa. … Puede hacer su contraseña mucho más difícil de romper utilizando más caracteres, mezclando letras mayúsculas y minúsculas, e incluyendo números y caracteres especiales.

2. Utilizar doble factor de autenticación​

Además de la contraseña, se sugiere recurrir a otros métodos para verificar el inicio de sesión. Dentro del menú de configuración en las redes sociales y en el correo (o la opción Mi cuenta en Gmail).

3. Mantener el software actualizado​

Tener el software al día es fundamental para cuidarse de posibles ataques, ya que en cada actualización se incluyen los últimos parches de seguridad.

4. Realizar una copia periódica de los archivos

Es fundamental hacer un back up periódico (una vez a la semana, por ejemplo) de los archivos más importantes. Lo ideal es que se guarden en un disco externo y no solo en la nube, para así estar protegido en caso de ser víctima de un ciberataque.

5. Modo incógnito

Cuando se navega en modo incógnito, algo que se puede hacer desde Chrome ingresando en el menú de configuración -basta con hacer click en los tres puntos que figuran en el margen derecho superior del buscador-, se evita que el navegador almacene la actividad vinculada con los sitios que se visitaron, como el historial de búsqueda y las cookies.

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.